miércoles, 11 de agosto de 2010

La purificación del Amor


Si quisiera encontrar una palabra que me ha acompañado a lo largo de mi vida, ésta tendría que ser la palabra Amor. Para ser sincero no siempre la he entendido de la misma manera, no siempre la he vivido y experimentado igual, la he utilizado muchísimas veces sin entender realmente significado, su real valor, y la realidad que conlleva decirla, vivirla y experimentarla. Muchos de nosotros le hemos dado un tinte muy débil al amor, algo meramente sentimental, y le hemos quitado su fuerza y su dinamismo. El amor no solo va destinado a una pareja sino a cualquier persona que va a mi lado, con la que me encuentro a diario.

En este tiempo me he dado cuenta que TODOS tenemos la “necesidad de amar y ser amados”, pero no todos somos capaces de satisfacerla, por muchos y diversos motivos, llevándonos a un estado de insatisfacción, tristeza, vacío, incomprensión, desilusión y así podríamos seguir enumerando un sinfín de formas de sentir la vida a causa de la falta de satisfacer ésta necesidad tanto tú como yo tenemos. Recordando que el amor no solo va destinado a una pareja sino a cualquier persona que va a mi lado, con la que me encuentro a diario.

Muchos han pasado su vida amando la imagen, la posición, el dinero, el poder, el popularismo, amando objetos como casas, carros, computadora, etc. pero se está equivocado. El amor no va dirigido a un qué (cosas), sino a un quién (personas).

Cuando se ama, se ama a personas, pero la persona total. Fíjense que muchas veces cuando decimos que amamos a alguien, lo que en realidad amamos es algo, es decir, esa persona muestra lo que yo quiero o deseo en ese momento (alguien que me escuche, me entienda, alguien que sea bonita, una necesidad sexual, etc.) Pero ¿qué pasa cuando esa persona deja de satisfacer ese deseo que tengo? La realidad es que nunca se amo verdaderamente a la otra persona, porque cuando se ama, se ama a la persona entera, es decir, sus virtudes, sus defectos, su historia, su realidad. No es un puro sentimiento de mariposas en el estomago, sino una aceptación total de la otra persona, respetándola, amándola tal como es en realidad, y no según la imagen que yo me he hecho de esa persona.

De igual manera, muchos no hemos sido capaces de dejarnos amar por otros tal cual somos. Nos presentamos ante los demás como una imagen, un rostro, una historia, algo que en realidad no somos. No nos damos cuenta que mientras ocultemos el verdadero rostro a los demás, eso nunca nos permitirá realmente abrir las puertas de nuestra vida, y eso nos lleva a no sentirnos verdaderamente amados, perdonados, aceptados y queridos, porque en realidad lo que la otra persona ama es una imagen ficticia de mi, o ama algo de mi (como mi profesión, alguna virtud, etc.) pero no me ama realmente.

Sí, amigos creo que todos tenemos ésta necesidad de amar y ser amados, la pregunta es ¿Seremos capaces de abrir el caparazón de nuestro corazón para ser amados? ¿Estaremos dispuestos a correr el riesgo de ser heridos al momento de buscar amar?

Yo solo les puedo decir: “vale la pena correr el riesgo”

9 comentarios:

Andrea Padilla =) dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Andrea Padilla =) dijo...

Muy hermosa y, sobre todo, interesante reflexión. Me hizo pensar e introspeccionar mucho, Campitos. Gracias por tomarte el tiempo de compartir esto a los demás. =)

José Luis Campos Moya dijo...

Me da mucho gusto andrea que te haya ayudado, te mando un saludo y abrazo.

Anónimo dijo...

si, en realidad nos complicamos mucho con el AMOR siendo algo tan bàsico y debiendo ser vivido sencillamente,
y nada mejor que encomendarnos en las manos de DIOS nuestro ser completo, nuestra familia, nuestra vida, EL nos AMA como nadie, es un AMOR que no podemos entender, y talvez no hemos llegado a reconocer completamente, y buscamos en lugares o personas donde no es...
pero bueno vamos por el camino, aprendiendo y mejorando ;)

Alejandro dijo...

Jose, yo creo que un problema que tenemos los humanos es que tendemos a humanizar las cosas, el amor segun lo veo, es algo divino, es la esencia de Dios, es puro e incondicional, es algo que todos hemos sentido, no busca retribucion, ese tipo de amor es lo que nos hace humanos, es el que te hace mas feliz cuando lo das pero lo confundimos muy frecuentemente con el ego,que tambien hemos sentido que busca paga, que es parcial e interesado.
Dios es amor y vivir en ese amor es un regalo. un abrazo

Anónimo dijo...

woww!!! campos te la bañaste esta super boenito y es cierto .... mepuse a pensar demasiadoo...! porfvor sigue escribiendo.. te kiero mucho att JACKIE!

Patty Almaguer dijo...

eii muuy buuena je te hace reflrexionar sii realmente he amado como se debe amar, sin esperar nada, perdonando, en fiin enregandote totalmente al amor :)
me enkanto la vdd siigue asiii y graciias por compartirlo
besos y abrazo y q Dios te diga ienando de bendiciones :)

ana perusquia dijo...

Definir el amor no es cosa facil,
describir el amor mucho menos,
cada cual ama a si manera y eso
es algo dificil de compartir...
pero una vez que se dan por entendido
y como dices, una vez aceptadas,
tomas las virtudes de la persona,
apropias sus fallas como tu tesoro
y te dejas amar.

Muy bonita tu reflexion Campos

sara dijo...

Muchas gracias, confirma todo!

Saludos! :D

Él es mi razón de vivir

Él es mi razón de vivir

Entradas populares